lunes, 21 de octubre de 2013

Victoria para ilusionarse

imagen
Después de pasar varios partidos con incertidumbre y malos resultados, Unión volvió con todo y parece recuperado, más cercano en el rendimiento a lo mostrado a inicio de temporada: el conjunto de Juan Carlos Pirez goleó a la CAI de Comodoro Rivadavia por 4 a 2, por la décima fecha de la zona sur del Torneo Argentino A, y consiguió la segunda victoria consecutiva.
Fue, por lejos, el mejor primer tiempo visto en el José María Minella en mucho tiempo. Al menos por los goles, seis en total, algo muy poco común especialmente en el fútbol de ascenso. El partido fue intenso, y de entrada los dos mostraron claras intenciones de buscar el arco contrario. 
En ese contexto, la visita encontró más facilidades para atacar. De entrada, el zaguero Cristian González se esforzó para redimirse de una entrega fallida y cruzar el remate de Villegas. Es que Unión mostró grietas en la última línea, con dudas entre sus zagueros. Así fue que a los 6´, un pelotazo frontal para Villegas generó el remate del delantero tras superar a Pedroso, pero Seltzer salvó en la línea. Dos minutos después, la CAI volvió a avisar: tiro libre de Aynol, y entre el arquero marplatense y el travesaño salvaron el gol. A los 13´ el elenco de Comodoro no perdonó: Villegas volvió a complicar con su velocidad, fue a fondo por izquierda, definió, tapó Pedroso, Seltzer no pudo despejar esta vez y Piñero Da Silva aprovechó el regalo para el 1 a 0.
Pero la respuesta de Unión fue maravillosa. Con una contundencia extraordinaria, aprovechando cada una de las posibilidades de ataque. A los dos minutos del gol visitante, llegó un tiro libre en la puerta del área, al límite del penal: Joel Amoroso lo ejecutó con maestría, por el costado de la barrera y con fuerza. Rápido empate. 
La CAI se volcó al empate. Pero a los 19´, tras un córner a su favor, sufrió un nuevo golpe de Unión:contra rápida, “Bibi” González fue por derecha, tocó al centro para la corrida y posterior control de Alessandroni, que luego alargó con lo justo para Albarracín. Allí, el delantero sacó un zurdazo bajo y cruzado, casi mordido, que se metió perfecto en el palo izquierdo de Leguiza. Dos a uno.
El aluvión marplatense continuó escalonadamente: dos minutos después, Unión atacó por izquierda conNicolás Castro, quien jugó una pared, sacó un disparo, tomó el rebote en un defensor y probó de nuevo con un impecable zurdazo, que dejó sin resistencia a Leguiza. Golazo.
Para que la tarde continúe siendo perfecta, en el siguiente ataque Unión marcó el cuarto: otro ataque por derecha, Manzoco cedió a Albarracín, quien giró y tiró una pared con “Bibi” González. La pelota llegó a rebotar en un defensor, y le quedó servida al delantero ex Juventud Unida de San Luis, que definió con un buen derechazo al lado del palo. ¿Qué mejor? Tres goles en cuatro minutos. Contundencia al 100 %.
Desde allí hasta el final de la etapa, Unión intentó jugar lejos de su arco. Joel Amoroso y Nicolás Castro, más sueltos gracias al equilibrio aportado por el tándem Alessandroni-Manzoco, siguieron aportando juego al equipo y llegando con profundidad. Pero la CAI aprovechó una pelota detenida a los 42´: córner desde la izquierda de Morales, y cabezazo certero de Mauro Villegas, a un costado del palo. Cuatro a dos.
Para el complemento, la historia seguía abierta. La CAI intentó recomponerse, pero se topó con un Unión inteligente, que siguió jugando suelto a la pelota. Con buen manejo de la pelota y también con más espacios en campo contrario. A los 6´ Amoroso, de arremetida, ingresó al área y quiso tocar al medio para González, pero Leguiza adivinó la intención. 
Cada intento de la visita, fue bien solventado por una defensa ya mejor asentada en Unión. Al revoleo por momentos, pero con firmeza, el “Celeste” logró alejar el riesgo de su área. En cambio, Unión siguió molestando en cada contra: a los 11´ el árbitro cobró un extraño tiro libre indirecto dentro del área, tras cabezazo de Albarracín, molestado por un defensor: Cristian González remató fuerte, y la pelota se fue cerca tras un desvío. En la acción siguiente, Castro tomó otro rebote en el área pero pateó con su pierna menos hábil, la derecha, afuera.
Las ilusiones de la CAI se derribaron por completo cuando antes de la media hora perdió por roja directa al lateral defensivo Jonathan Morales. Desde entonces, Unión tuvo más de una oportunidad para agrandar el marcador en cada contragolpe, habitualmente bien iniciados en el mediocampo: Albarracín perdió un mano a mano con Leguiza, y Alessandroni obligó a una gran atajada del arquero.
Sobre el final, la CAI cerca estuvo de marcar el descuento. Villegas remató en la puerta del área, y tapó Pedroso. 
Unión celebró con puños apretados la segunda victoria consecutiva. Venía de marcar 4 goles en siete fechas, y en la tarde del Minella marcó esa cifra sólo en 45 minutos. Recuperó juego, y deberá revisar lograr mayor seguridad en defensa. Pero dio un buen paso, al sumar seis puntos de local, antes de dos visitas consecutivas.

0223

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
| |