miércoles, 18 de septiembre de 2013

Mejoró pero le faltó el gol

Wilson Albarracín fue lo más claro de Unión. (Foto Florencia Di Sciascio)
Al final no cambió la historia. Dejó más dudas. La derrota de Unión ante Alvarado parecía establecer otro formato en su equipo titular y en la manera de atacar. Eso pasó anoche, pero sólo quedó en las ideas. Jamás lo plasmó en la cancha. Solamente, cortó la racha de dos caídas al hilo.
En un partido carente de juego colectivo, donde alguna individualidad o un error rival pudieron haberlo modificado, el “Celeste” empató pálidamente sin goles frente a Guillermo Brown de Madryn, en el Minella por el cierre de la fecha 5, respecto a la Zona Sur del Argentino A.
Claramente, con los cambios dispuestos el técnico Pirez ideó la acumulación de gente en ofensiva (cuatro delanteros en cancha). Sin embargo, en el arranque del cotejo desde lo futbolístico no se acompañó la premisa. Quedó largo en lo táctico, Jonathan García Juan Manzoco buscaron erráticos el pase filtrado y los delanteros se vieron aislados. La única conexión precisa parecíaGabriel González-Matías Zbrun, por insinuaciones. Bastante poco.
Mientras que en ese lapso Brown circuló mejor la pelota e inquietó con el predominio de Ricci ySchefer sobre los extremos, a espaldas de “Bibi” González y Hechalar. Se aproximó y llegó claro antes de los 20’. Ricci lanzó el corner derecho, Ballestero bajó a la boca del arco y Schefer voleó para que la pelota rebote en el travesaño, pique en la línea de meta y salga fortuitamente expulsada. Luego, García y Formaggioni no se entendieron en la salida, robó el balón Troncoso y encaró a Vallejos, aunque definió débil a las manos del arquero.
La primera del local fue a los 26’ por el certero pase al vacío a Zbrun, que con su movimiento se generó el espacio y quedó ideal para ajusticiar a Dituro. Matías disparó potente, pero el pecho del golero se interpuso. 
Para el cuarto final de la etapa, Unión inclinó la cancha frente a un rival que decididamente se replegó. El conjunto marplatense no amedrentó contínuo el arco de Dituro. De casualidad se acercó al desnivel sobre los 37’. Porque Albarracín chocó y, con gran repentización técnica, ganó varias veces ante dos marcadores, entró al área y buscó el pase rasante que Gabriel González, inmejorable con el arco de frente, remató a las nubes.
Más allá que la imagen en el cierre lo daba dominador al “Celeste”, el empate era justo. Carente de sociedades y, lógicamente, pimienta para los metros finales.
No cambió la tónica para el complemento. Otra vez, el individualismo de Albarracín y su claridad valieron para atacar punzante. Porque recibió en tres cuartos de cancha, giró inmediato y asistió en profundidad para Hechalar que, apareado por el defensor, erró el disparo frente a Dituro. Minutos después, respondió la visita, también a partir de una individualidad. Con Zampedri, que enganchó anteAlesandroni y le metió un túnel a Cristian González, para luego generar el máximo esfuerzo de Vallejos con su disparo que se desvió al corner.
A la vez, Hechalar metió una corrida sensacional, avanzó desde el lateral derecho hasta la puerta del área, eludiendo con categoría a Walter Aciar (tiro la pelota por un costado y pasó por el opuesto) y disparando con zurda rasante, apenas desviado del caño diestro. El asombro se apoderó del arco defendido por Vallejos, ya que a los 30’ Moreno tiró un centro llovido que, influenciado por el viento, bajó de golpe y rebotó en el travesaño.
Nada para el epílogo. Apenas una volea de aire por Albarracín tras un envío divido a la puerta del área. O el alto remate del ingresado Diego Ramírez (inexplicablemente por Hechalar, quien había levantado su nivel en el segundo tiempo), tras un yerro de despeje adversario.
Final con caras largas. No tanto por el resultado, que siempre ayuda a recobrar la confianza. Más porque aquel juego que supo diagramar incluso en la derrota, se ha desvanecido durante las últimas dos presentaciones.
Por Marcos Buenaventura

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
| |