lunes, 4 de abril de 2011

Fue mucho más, pero se le escapó en el final.

El "Chango" salió en el primer tiempo por un golpe, pero no corre riesgos de perderse el próximo partido

por Patricio Mano (Enviado especial)

Unión hizo todo bien. Jugó probablemente el mejor partido de la temporada, en un reducto complicadísimo y ante Guillermo Brown de Madryn, uno de los candidatos más fuertes al ascenso. Pero se quedó sin nada, en la última jugada del partido, cuando minutos antes tuvo en los pies de Diego Fraire la posibilidad concreta de traerse tres puntos merecidos.

Pero antes de eso, el conjunto marplatense puso en serios apuros a un desconocido rival, que no logró hacer pie en todo el partido. Unión fue muy superior y mereció irse con una sonrisa de Puerto Madryn. En definitiva, cayó por 2 a 1 en la segunda fecha del nonagonal del Torneo Argentino A de fútbol. Pero se fue con una sensación muy clara: si lograr darle continuidad a este rendimiento, puede soñar con el ascenso. Al cabo, este "mini" torneo recién comienza y todos los equipos están muy apretados en la tabla.

A pesar de que Brown fue el mejor equipo de la Fase Regular y que Unión fue su lejano escolta en la Zona 1, quedó en claro que en el nonagonal los antecedentes recientes quedan a un lado. Todos buscan lo mismo, y el equipo marplatense lo dejó bien sentado en el campo de juego.

El local no jugaba bien y era superado por un prolijo y peligroso Unión. Pero logró ponerse en ventaja, en una jugada aislada a los 13 minutos, tras un lateral que bajó Diego Giménez y cedió para Juan Tevez. El delantero la bajó con el pecho, se acomodó y sacó un remate fuerte y bajo que se metió al lado del palo derecho de Suárez, que a pesar del esfuerzo no logró desviarla.

Antes de eso, Unión fue un poco más (Klusener avisó con un potente zurdazo). Y después del gol, hasta que se acomodó, el conjunto marplatense, definitivamente, mereció la igualdad. Tuvo una buena con un cabezazo de Ramiro Jorge pero edificó la más clara del primer tiempo cuando se jugaban 25 minutos. Aguirre y Klusener combinaron bien por derecha, el misionero habilitó a Urquiza que aceleró y mandó un centro al corazón del área que encontró solo a Collantes. El delantero cabeceó apenas desviado. De milagro, Unión no empató el partido.

El conjunto visitante sufrió la baja de Aguirre, que un rato antes fue a trabar una pelota, recibió una "paralítica" y no se pudo recuperar. El "Chango", en una pierna, poco pudo hacer en esos minutos. Fue una baja sensible para el conjunto marplatense, aunque Arrúa ingresó bien en esos 10 minutos y Unión siguió contando con buenas oportunidades.

En la última jugada del primer tiempo, por caso, el arquero Pereyra le tapó otro cabezazo a Ramiro Jorge que tenía destino de red. Unión hizo méritos para empatarlo pero no lo consiguió en la parte inicial.

De todos modos, el conjunto marplatense tuvo un premio inmediato en el comienzo del complemento. Y pudo imponer en el marcador lo que hacía rato había plasmado en el trámite. Matías Arrúa se hizo cargo de un tiro libre en el sector derecho, con su sello mandó un preciso centro y Klusener "metió" la cabeza casi pidiendo permiso, entre el conglomerado en el área, y descolocó a un arquero que sólo observó cómo la pelota se metió al lado del palo derecho.

Brown hizo realmente poco en todo el segundo tiempo. Mauro Fernández tuvo algunas chances pero esta vez su puntería no contó con la efectividad de otras veces. Tampoco intervino demasiado Diego Giménez (bien controlado por la defensa) y Tevez se fue apagando con el correr de los minutos. El poder ofensivo de Brown, esta vez, no causó problemas en el fondo marplatense.

Por el contrario, Unión siempre se sintió protagonista y no se conformó con el empate. Manejó la pelota, fue vertical, utilizó siempre las subidas por las bandas y en los últimos 10 minutos contó al menos con tres posibilidades para quedarse con el triunfo.

La primera fue un cabezazo de Arrúa que se fue apenas desviado, luego Sandoval sacó un remate que impactó en el travesaño pero la más clara de todas, sin dudas, fue la que tuvo Diego Fraire. El zurdo recibió una asistencia bárbara de Sandoval, que lo dejó cara a cara con el gol. Pero el ex Rafaela tardó una enormidad en definir y lo "comieron" los defensores. Era la victoria para Unión, que lo perdonó a Brown.

Pero el local, que hizo poco en el partido, consiguió en la última jugada del partido quedarse con la victoria. Bottino mandó el centro, un compañero suyo la bajó de cabeza y Zalazar, que había ingresado hacía un rato, definió ante el intento de Vega y la resistencia de Suárez.

Así de duro el golpe, así de injusto el resultado.

La bronca de todo Unión era indisimulable. Logró empatarlo, tuvo todo para ganarlo y lo perdió en la última jugada. Pero le queda la tranquilidad de haber jugado un gran partido, que le permite ver el futuro cercano con otro optimismo. A pesar de la derrota, el equipo marplatense tiene motivos para creer.

Los equipos
Guillermo Brown 2: Sebastián Pereyra (6); Marcos Del Cero (5), Giovenale (5) y Nieva (6); Gastón Bottino (6), Maximiliano Zbrun (5), Nicolás Ballestero (5) y Leandro Benítez (5); Mauro Fernández (5), Diego Giménez (5) y Juan Tevez (6). DT: Armando Sialle
.

Unión 1: Aldo Suárez (6); Pablo Di Bártolo (6), Ramiro Jorge (6), Facundo Vega (6) y Fraire (6); Emanuel Urquiza (7), Luengo (6) y Bastianini (6); Alejandro Aguirre (6); Collantes (6) y Klusener (7). DT: Marcelo Zwicker.

Goles: en el primer tiempo, 13' Juan Tevez; en el segundo tiempo, 4' Klusener y 45' Zalazar.

Cambios: en el primer tiempo, 34' Matías Arrúa (7) por Aguirre; en el segundo tiempo, 23' Maximiliano Herrera por Collantes, 25' Fernando Priore por Zbrun, 30' Santiago Sandoval por Bastianini, 36' Robinson Torres por Benítez y Alexis Zalazar por Tevez.

Cancha: estadio Raúl Conti (buena).

Arbitro: Maximiliano Stevenot (6), de Bell Ville.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
| |